Un microarray es una tecnología utilizada en biología molecular y genética para analizar simultáneamente la expresión de miles de genes en una muestra de ADN o ARN. Consiste en una superficie sólida, como un chip de vidrio o silicio, en la que se encuentran miles de fragmentos de ADN o ARN dispuestos en una matriz ordenada.

El microarray permite a los investigadores estudiar la expresión génica, identificar genes diferencialmente expresados en diferentes condiciones o enfermedades, y comprender los mecanismos moleculares subyacentes a procesos biológicos específicos.

El proceso de análisis implica la hibridación de la muestra de ADN o ARN marcada con fluorescencia en el microarray, seguida de la detección y cuantificación de las señales de fluorescencia generadas por la unión de los fragmentos de ADN o ARN específicos. Esto proporciona información sobre la presencia y la cantidad de expresión génica en la muestra.

El microarray ha sido ampliamente utilizado en la investigación biomédica y clínica para estudiar enfermedades, identificar biomarcadores, desarrollar diagnósticos moleculares y personalizar tratamientos médicos. Sin embargo, en los últimos años, la tecnología de secuenciación de próxima generación (NGS) ha superado en muchos aspectos al microarray en términos de capacidad, precisión y costo, aunque el microarray sigue siendo una herramienta valiosa en ciertos contextos de investigación y diagnóstico.